Historia del Cooperativismo Vasco

Extracto del resumen y conclusiones del “Informe del Cooperativismo Vasco” elaborado por impulso del CSCE-EKGK y realizado por LKS consultores a lo largo del año 2000.

La unión de voluntades es la mejor forma de resolver problemas, y las cooperativas son en su esencia una manifestación de la colaboración humana para la satisfacción de necesidades, a través de la gestión y organización de una empresa. A lo largo de sus 150 años de historia, estas sociedades han demostrado que la cooperación permite a las personas grandes posibilidades de desarrollo, y que además contribuye a la construcción y a la mejora de su entorno social, económico y cultural más inmediato. Y como agrupaciones de personas, cuentan con una identidad característica, que se concreta en una serie de valores y principios que las diferencian de las clásicas empresas mercantiles. Sobre estas bases comunes, se aplican a todos los sectores de actividad, en todos los rincones del mundo, salvando diferencias culturales, étnicas, o religiosas.

La filosofía cooperativa tiene su origen en la Europa de mediados del siglo XIX, estrechamente ligada a las profundas diferencias sociales provocadas por la revolución industrial, y en sus inicios subyace el claro objetivo de dotar a la empresa, en una época en la que el trabajo era un factor alienante del individuo, de una dimensión social y humana. Aunque habían existido experiencias anteriores, la inspiradora y modelo de las posteriores manifestaciones cooperativas fue la de un grupo de tejedores ingleses, conocidos como los “Justos Pioneros de Rochdale”, que dieron forma a la primera cooperativa de consumo. Cansados de sufrir el expolio de los comerciantes locales, estos hombres y mujeres se unieron para autogestionar su consumo, y obtener de esta manera bienes de calidad a precios justos, sentando las bases de lo que serán las cooperativas modernas, a través de la definición de los principios y valores cooperativos.

Esta sencilla fórmula de asociacionismo, que permitía a todos los socios participar equitativamente en la gestión de la empresa, fue extendiéndose de manera paulatina por toda Europa, donde se vivía la misma situación de opresión del trabajador y de las clases marginales. Así van surgiendo el cooperativismo industrial en Francia, el de crédito en Alemania, y otras manifestaciones como las cooperativa agrarias, las de servicios, vivienda, sanitarias, etc. El fundamento teórico a estas sociedades lo venían cimentando pensadores como Robert Owen, Charles Fournier, Claude-Henri Saint-Simon, o Louis Blanc, que concretaron los principios de la cooperación. Poco a poco, la ayuda mutua se convierte en una buena manera de gestionar todos los ámbitos de la vida de las personas, y las experiencias cooperativas se extrapolan con éxito a todas las áreas donde existían necesidades humanas insatisfechas. En el apartado institucional, cabe destacar la constitución de la Alianza Cooperativa Internacional (I.C.A.)

En Euskadi, el cooperativismo se manifestó a finales del siglo XIX, a través de las primeras cooperativas de consumo nacidas al auspicio de grandes industrias como Altos Hornos de Bilbao. Posteriormente surgirían sucesivas formas de aplicar el ideario cooperativo a todos los sectores económicos, siempre con el objetivo común de mejorar la calidad de vida de los socios. El movimiento vasco estuvo inspirado en diversas ideologías, siendo las más importantes las católicas, las socialistas, y las nacionalistas. Alfa fue la primera manifestación en Euskadi del cooperativismo de trabajo asociado -aquel que ha cuajado con más fuerza en la sociedad vasca-, allá por la década de 1920, y la experiencia originada en Mondragón en 1957, y que ha dado lugar al primer grupo empresarial de capital vasco, es uno de los modelos más estudiados a nivel internacional por sus exitosos resultados sociales y empresariales (M.C.C.). La historia más reciente del cooperativismo vasco está marcada por el esfuerzo integrador y vertebrador del movimiento realizado por el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi, que desde su creación en 1982, ha dirigido su trabajo a fomentar y potenciar el desarrollo y la modernización de las cooperativas vascas.

El cooperativismo vasco hoy

En la página WEB del Departamento de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno Vasco(www.juslan.ejgv.euskadi.net), se hallan publicados los informes relativos a la estadística de la Economía Social 2006 (Bienio 2004 / 2006), así como el avance de resultados 2007.

Pendiente de elaboración el informe actualizado relativo al sector cooperativo.

En el apartado institucional, cabe resaltar la firma, en el mes de junio de 2005, del Acuerdo de intenciones y de colaboración entre el Gobierno Vasco, el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi y la Confederación de Cooperativas de Euskadi en el que se determinan los ámbitos de colaboración entre dichas instituciones al objeto de contribuir eficazmente al desarrollo económico y social sostenible del País Vasco.

Para consultar datos actualizados en relación al censo cooperativo, dirigirse a los anexos estadísticos de la Memoria de Actividades.